©Antonia Cerrato Martín-Romo. Con la tecnología de Blogger.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Reanudación de los recitales del Casino de Badajoz


Nunca había estado el Casino tan lleno y animado como anoche. Más de una treintena de personas vinieron a arroparme con su cariño, amistad y arte. Desde las fotografías de Fran de la Cruz, pasando por la música de Trejo y Carlos Ruperto, las voces de Mari Carmen Torrado, Trejo o Ferrera, los poemas de Rosa, Maricari, María, Antonia, Joaquín...Mis incondicionales Maricruz, Amalia, Mariado,JF,  Lebrato, Lozano, hermanas Hidalgo, mis paisanas Isabel y Piedad, mis hermanos Rafa, Rafael y Tony, mi familia, las nuevas Clara, Maribel e Isabel, los antiguos Raquel y Benito, Teresa, Carmen, la Gerente del Casino, los maridos y mujeres de mis amigas y amigos... un lujazo. Después unas tapitas en el Casco Antiguo, ¿podía tener mejor final un día tan memorable? Gracias a todos.
Os dejo con el poema que cierra el cuadernillo, dedicado, como todo él, a mi hija Carolina.

Un septiembre para Carolina

Pongo rumbo a septiembre
puerto  de todas las despedidas.

Las gaviotas, pañuelos sobre la playa
de un adiós, asumido,
como la ola del mar,
irremisible, como la arena y las mareas.

Pongo rumbo a septiembre
desde la quilla de todos los adioses
llevando como grumetes
a los héroes y a las estrellas
pero también la mordedura de los naufragios
porque se escora tantas veces
el corazón de una madre…

en medio de un  océano
colmado de septiembres,
cáscara de nuez frente a la incertidumbre,
se vuelve ancla inamovible,
farallón contra los días
que han de parir un junio,
tierra prometida,
a sus férreos cantiles, bendecidos,
de mujer.



23 de septiembre de 2013

martes, 10 de septiembre de 2013

ENCUENTRO DE ARTISTAS EN EL CAMF DE ALCUÉSCAR (Cáceres)

SER FELIZ
Me he dado cuenta que ser feliz
es dejar que la vida te pague,

que se ofrezcan las sonrisas
en el  pámpano verde de un “no importa”
y sacar después el corazón a pasear
con las manos enlazadas de cualquier afecto.

Me he dado cuenta
que los puñales no aciertan
si te resguardas bajo los besos
o a la sombra de una mirada fraterna
o el sabio consejo de quien te amó.

Así parece fácil leer en el libro de la vida
y tachar los capítulos inútiles
de batallas y leyendas:

no hay más caballero que el honor
 de no rebajarte ante ti mismo.

Por eso me siento en paz,
lejos del alcance de los envidiosos,
de los pregoneros de odios,
de los incapaces de agradecer
el milagro de la existencia.

Sí, hoy me siento feliz
porque abrí mi bolsa, cerré mi boca
apreté contra mi pecho
la dulzura de una amistad y le di libertad
a los pájaros de mal agüero.

Hoy soy feliz, por mí,
 y no voy a dejar que me entristezca
que otros no supieran descubrir, insensatos,
que también podían serlo.

Antonia Cerrato Martín-Romo
10-6-2013 “Los poetas del Jueves” 20 de junio de 2013